Ayuntamiento de las Rozas de Valdearroyo

Villanueva de las Rozas

El pantano del Ebro vuelve a ser, cómo no, el elemento mas destacado del paisaje de Villanueva. También encontramos un abundante arbolado de buenos robles, chopos y matorral de sauce en las orillas de esta bastísima superficie de agua.


Villanueva es un pequeño pueblo de caserío disperso, irregularmente repartido por el terreno que queda libre entre la carretera, el ferrocarril Bilbao - La Robla y la orilla del pantano. Desapareció casi por completo bajo las aguas, aunque se conservó como recuerdo la torre de la iglesia de San Roque, que emerge fantasmal y misteriosa, rompiendo la quietud del agua embalsada. Tiene un raro perfil ochavado que remata en una cornisa de frontón sin arquitrabe, con cruz en el vértice de los cuatro frentes principales, siendo en remate de los lados achaflanados de antefijas de palmetas. Culmina en chapitel de escamas de pizarra en el que se empieza a notar el deterioro del paso del tiempo. Se adosó al hastial de la derruida iglesia barroca en la segunda mitad del siglo XIX.