Ayuntamiento de las Rozas de Valdearroyo

Renedo

La zona de la iglesia es un punto magnífico de contemplación del paisaje del pantano, excepcional para la observación de la gran variedad de aves acuáticas que lo habitan.


Al lado de la carretera hay un grupete de robles de importancia entre los que destaca uno monumental (catalogado con el número 105 de la lista de árboles singulares de Cantabria), con una altura de 22 metros y un perímetro de 3,10 a 1,30 del suelo.


Renedo no mantiene prácticamente nada de su caserío y urbanismo anterior al último cuarto del siglo XIX. La mayor parte desapareció bajo el pantano y lo que queda es poco y relativamente nuevo, diseminado sin orden ni concierto por el terreno aledaño al ferrocarril de FEVE y a la carretera nueva.


La iglesia de San Martín Obispo se sitúa en un espigón que se adelanta sobre las aguas del pantano de las que parece emerger. Su fábrica, en avanzado estado de ruina, nos descubre una nave de toscos canecillos y una cabecera poligonal muy reformada que nos hablan de un origen tardogótico, posiblemente del XVI. Cuenta con los inevitables añadidos de espadaría, portada y pórtico en la tónica estilística del barroco rural del siglo XVII o aún del XVIII.